Crucial

Domingo, agosto 8, 2010 15:09
Archivado en la categora Personal

Llevo con la ventana de publicación abierta, pero en blanco, desde que llegué a España ayer alrededor de las dos de la tarde. Me disculpo a mí misma porque llevaba levantada desde las cuatro de la mañana y era capaz de twittear, pero escribir una entrada nueva (especialmente, tras tanto tiempo de inactividad blogueril) ya eran palabras mayores.

Lo que no me perdono es no haber contestado a mis comentaristas de las últimas dos entradas en todo este tiempo, con lo importante que es para mí esa retroalimentación: una es sobre los primeros twits de ciencia-ficción desde @dystopicmind (ésos que hace semanas que no he encontrado tiempo para seguir publicando) y otra es sobre la situación del subgénero vampírico en lo que yo considero que son los comentarios más trabajados (y gafapastas, todo hay que decirlo) de esta etapa del blog.

En junio, quería haber hecho un balance del año que llevaba en Londres, pero junio y julio han sido mis meses más ajetreados desde que llegué, así que no me ha sido posible. Lo voy a resumir, ya que estoy: el tiempo se me ha pasado volando y estoy en mitad de varios proyectos de los que quizás abandone o aplace alguno porque no doy abasto. El balance es que irme allí fue una decisión acertada.

Claro que ahora, en agosto, también hay eventos importantes que conmemorar: hace cinco años que mi personaje principal de Guild Wars superó la Ascensión. Comprendo perfectamente que, al 99% de la gente que está leyendo esto, tal dato le parezca de una relevancia absurda. El hecho de que Imzel Fuegosalvaje ascendiera supuso mi entrada en el mundo del PvP con todo lo que ello conllevó en diversos planos, incluido el personal.

Conocí a varias personas a las que aprecio mucho, para que luego digan que todos los gamers son unos engreídos. Son esas personas las que me hacen anhelar el Guild Wars 2. Me importa más reencontrarme con todas ellas que el juego en sí. Sé que sólo este juego y ningún otro  supondría un caldo de cultivo apropiado para tal gesta (volver a hacer hueco en nuestras vidas de forma sincronizada un par de horas cada día) por parte de cada uno de nosotros.

Lo triste es que el GW2 probablemente salga en 2011 (al menos, una beta) y eso es demasiado pronto para mí. Tengo mucho que avanzar en mi vida antes de eso, y un año me da un margen de maniobra insuficiente.

Otra conmemoración importante es, y esto va a hacerse caer de la silla a algunas de las personas que me leen (incluyendo a parte de quienes lo hacen o hacían a hurtadillas), que se cumplen diez años desde que mi personaje fuera admitido en la Vitae Oscura, sociedad que regía interpretativamente la por aquel entonces floreciente Biblioteca Oscura, una comunidad de Mundo de Tinieblas que hoy daría ejemplo a las tiñosas comunidades “2.0” actuales.

Nota importante 1: No sólo ha dejado de ser un tema tabú en algunos círculos, sino que algunos especímenes aislados se están planteando una continuación (que no creo que finalmente suceda).

Nota importante 2: Espero que a nadie se le ocurra valorar a la Biblioteca Oscura original por los vestigios que puedan quedar. Sufro sólo de pensarlo.

Como stalker amistosa que he sido yo misma en mis ratos libres, voy a colaborar: el nombre de mi personaje era Daphne, Tentadora de Humanos, del noble Clan Lasombra. Para quien esté interesado en conocer aspectos distintos de mí, el cruce de datos que supone agrupar en el mismo sitio a Daphne, Imzel y Dhaunae es toda una orgía de información. Claro que también es aburrido ponerlo tan fácil.

Por último, no puedo dejar de mencionar que hace dos años exactos estaba en Londres, sola, meditando sobre lo que quería hacer con mi vida de entonces en adelante. Tras ese mes de agosto, había decidido irme a Dublín, no a Londres. Pero, la situación económica de Irlanda en los meses siguientes se complicó tanto, que mi elección cambió y esa elección supuso un punto de inflexión digno de aparecer en mis memorias.

Debería crear una etiqueta que recogiera todas las etiquetas, porque esta entrada y alguna otra, son imposibles.

Quería haberme explayado más en cada apartado pero, cuando he llegado del desayuno ineludible-familiar, me he encontrado con la página cerrada, no admitía más información. Supongo que se entiende lo que quiero decir.

Escuchando: el ventilador de mi portátil. Y luego, Teardrop – Massive Attack, desde una lista de chill out de Spotify que no es mía pero cuya autoría me pertenece parcialmente. En la relectura y justo antes de publicar, la tele.

Puedes dejar una respuesta o hacer un trackback desde tu web.
Tags:

15 comentarios a “Crucial”

  1. Domingo, 16:25, 08/08/10

    New Yorker ha comentado: